El sitio de los que amamos los Quesos en Argentina

Quesos y Vinos: el Maridaje Perfecto

Quesos y Vinos: el Maridaje Perfecto
Que tanto te gusta este queso?
[Total: 0 Average: 0]

Los comensales y sommeliers han estado emparejando vinos y quesos durante cientos de años, y en consecuencia, un arte culinario complicado y matizado se ha desarrollado a partir de esta antigua práctica. Aquí te mencionaremos fascinantes combinaciones tradicionales de quesos y vinos y los nuevos conceptos que han evolucionado a través de generaciones de fabricación de ambos elementos.

En la actualidad, esta práctica sigue siendo uno de los mayores placeres culinarios de la vida, y las posibilidades de combinación son infinitas. Por lo tanto, antes de tu próxima degustación, tómate un momento para aprender qué tipos de queso combinan con las diferentes variedades de vino, haz tus propias combinaciones y encuentra tu propio gusto personal.

Las influencia de las regiones en el maridaje de quesos y vinos

Tradicionalmente, el vino y el queso provenientes de la misma zona se han servido juntos durante generaciones, así lo demuestran algunos registros. Desde un contexto histórico, esto tiene mucho sentido, ya que muchas variedades de queso y vino son provenientes del mismo pueblo, y en muchos casos, de la misma granja.

Esta proximidad ha contribuido especialmente en la combinaron de recetas regionales para vino, queso y otros platos locales, las cuales han sido transmitidas de generación en generación. Actualmente, estas combinaciones siguen presente en nuestra oferta culinaria. Por ejemplo:

Regiones vinícolas francesas

La región francesa de Brie, por ejemplo, ha sido destacada por su producción de queso Brie, así como por muchas variedades de vino tánico, como el Beaujolais. Esta es una de las combinaciones de vino y queso más populares que ha permanecido durante siglos. Ver quesos franceses.

Regiones del vino italiano

Italia, otro importante productor de vino y queso, tiene una rica historia de maridaje de vinos y quesos con fuertes vínculos con el regionalismo. Por ejemplo, el queso Ricotta o Pecorino, generalmente se recomienda combinar con el vino italiano Chianti o Brunello, que se originan cerca de la misma región. Ver quesos italianos.

Combinaciones de quesos y vinos

Aprende a combinar quesos y vinos
Aprende a combinar quesos y vinos

A continuación te mencionaremos una interesante guía de las combinaciones clásicas y menos esperadas de quesos y vinos, la cual parte desde los tipos de quesos y los distintos vinos que puedes combinar con éste. Cada combinación, es una propuesta para consentir el paladar de los comensales más aficionados.

Queso Cheddar- Colby – Gouda

Una mezcla del argentino Cabernet Sauvignon con la textura de estos tres quesos es una opción de maridaje ineludible, al igual que con un Blend tinto, un Burdeos o Merlot. Por otra parte, una buena botella de Riesling seco con sus aromas, tiene una gran facilidad para armonizar con este tipo de queso. La naturaleza rica y bulliciosa de estos vinos se sostiene bien contra la fuerza de quesos de fabricación tradicional, como lo son el Cheddar, el Colby y el Gouda.

Estas combinaciones tienden a funcionar muy bien para una amplia gama de quesos duros clásicos como: Gruyere, Gorgonzola, Comté, Lancashire, Wensleydale, que pueden encajar fácilmente en la misma categoría, con resultados fantásticos.

Brie y Camembert

La grasa natural, cremosa y densa del estos quesos, invocará a un vino con una acidez decente, el cual es perfecto para cortar su carácter pesado y redondeado. En este contexto, puedes optar por un buen vino argentino como el Torrontés o el francés Chardonnay, ambos de estilo moderno para un efecto ideal. Por otro lado, un buen Chenin Blanc nunca es una mala opción cuando se trata de Brie y Camembert.

Para un maridaje menos obvio, prueba un Albarino español. La ligera salinidad de este vino funciona muy bien con la cáscara de sal de estos quesos, o si deseas centrarte en los sabores terrosos de un Camembert fuerte, un Pinot Noir argentino, logra un efecto especial en el paladar.

Queso Italiano Duro

Los quesos Parmesanos y Gran Padano duros son escamosos y picantes, una característica que todos los aficionados aman. Ya sea que se mezclen con una salsa, se recorten sobre una ensalada o se rallen sobre la pasta, estos quesos son uno de los sabores por excelencia de Italia, reconocidos en todo el mundo.

La primera opción es combinar la textura y el delicado sabor de estos quesos, con los taninos dulces del excelente vino argentino Malbec; pero tampoco debes dejar a un lado la suavidad de un Merlot.

La intensidad y profundidad del sabor de estos quesos, debe combinarse con vinos tintos. Algunos clasicistas insistirían en seguir con las opciones tradicionales, como una mezcla de Sangiovese o Toscano rojo, pero la ventaja es que el sabor de estos quesos, te permite ser bastante audaz con tus combinaciones, por lo que te sugerimos probar Aussie Shiraz, que resulta genial con el queso parmesano.

Sin embargo, si estás disfrutando de tu queso parmesano o Gran Padano recién cortado como parte de una ensalada César, opta por un Chardonnay ligeramente empapado, es un emparejamiento probado realmente difícil de superar.

Queso de cabra

Todos los quesos de chèvre duro, como los suaves y cremosos, poseen ese sabor profundo, herbáceo e intenso que combina perfectamente con los tomates untados en una tostada o saboreados con una copa de vino.

La elección obvia de vino para maridar con queso de cabra es Sauvignon Blanc, ya sea Sancerre o uno de Nueva Zelanda, ambos tienen ese sabor verde y vegetal que combina a la perfección.

Otra opción fabulosa, es la combinación con Chablis, Pinot Grigio, o incluso, un rojo afrutado como Gamay. Pruébalo, porque seguramente encontrarás excelentes resultados.

Quesos azules

Este queso colorido, comúnmente llamado azul, agrega un toque de elegancia a su color, tiene un olor bastante picante y un sabor regularmente salado, por lo que a veces, las combinaciones poco convencionales con los quesos azules son las mejores. Por ejemplo:

Prueba tu Stilton, Roquefort o Danés Azul con una copa de vino botrytised dulce como Sauternes o Tokaji, u otros vinos dulces como Riesling de cosecha tardía o Icewine y te enfrentarás a una sensación de sabor que supera a muchos otros. Los taninos fuertes y el sabor frutal del Cabernet Sauvignon, también se mezclan a la perfección con los quesos azules.

Este tipo de queso también resulta perfectos para combinar con Jerez y Oporto, una opción verdaderamente sofisticada para sorprender a los invitados.

Quesos frescos

En pleno verano, los quesos frescos y jóvenes como el Mozzarella, Ricotta y otros similares, son un verdadero agrado para saborear. Sin embargo, si vas a combinar estos ejemplares con un vino, se requiere un toque delicado, ya que no tienen la audacia del sabor que le otorga el proceso de maduración.

Un Pinot Grigio, especialmente los del norte de Italia, es la combinación clásica probada para este tipo de quesos, especialmente cuando se presentan como parte de una selección de ensaladas o picnic. La fresca acidez del sabor inigualable del vino argentino Torrontés, en combinación con estos quesos frescos, ofrecen una verdadera fiesta al paladar.

El Sauvignon Blanc es otra gran aleación con los quesos frescos, al igual que el Mosel Riesling, con el cual pueden obtenerse resultados sorprendentes, ya que posee el equilibrio perfecto de dulzura y sequedad para hacer maravillas.

Queso Feta

Este queso de pasta blanda graso, requiere de un vino apropiado para cortar la delicada salinidad, por lo que te sugerimos un Beaujolais o Zinfandel, una combinación que realmente funciona.

Al igual que el vino blanco seco como el Chardonnay o el vino de Rueda. El Pinot Noir argentino es otra excelente recomendación para degustar un buen trozo de queso feta, así como el Sauvignon Blanc.

Queso Manchego

El queso Manchego es un queso de oveja propio de Castilla-La Mancha, con un olor y un sabor fuerte; un tono amarillo suave y una corteza dura. Deleita al máximo su sabor con un vino tinto Rioja o Borgoña, que resultan ser un buen maridaje para este lácteo. Otra opción para acompañar este delicioso queso, es el vino blanco de uva Chardonnay, también se mezcla perfecto con la calidez y la suavidad del vino argentino Malbec.

Queso suizo

Los vinos germánicos son los mejores para combinar con los quesos suizos. En este caso puedes optar por un Riesling seco o Gewurztraminer.

Queso Taleggio, Morbier o Stinking Bishop

Son quesos de olor fuerte, no para todos los paladares, pero son perfectos para combinarlos con vinos como el Malbec, Pinot Noir, Red Burgundy o Sauternes.

El arte de maridar vinos y quesos
El arte de maridar vinos y quesos

Resumen: el queso perfecto para cada tipo de vino

Es probable que te puedas sentir abrumado entre tantas combinaciones de vinos y quesos que existen, por eso te proporcionamos también esta lista práctica que parte de los tipos de vinos, y te menciona cuáles son los quesos que puedes asociar para una agradable degustación. Sin dudas, esta es una forma muy fácil de recordar los maridajes apropiados.

  • Cabernet SauvignonCheddar, Colby, Gouda o Roquefort.
  • MalbecTaleggio, Manchego y quesos duros como el Gouda, el Parmesano y Gran Padano.
  • Torrontés Brie, Camembert, Mozarella y Ricotta.
  • Blend tinto – Cheddar, Colby, Gouda o Roquefor, Gruyere y Gorgonzola.
  • Pinot NoirFeta, Jack Monterey, Muenster, Swiss o Brie.
  • MerlotGouda, Gorgonzola, Brie, Parmesano y Gran Padano.
  • Chardonnayqueso Brie, queso de Cabra, Parmesano y Provolone.
  • Pinot GrigioRicotta, queso Feta, Mozarella, o queso Camembert.
  • Sauvignon BlancMozzarella fresca, Asiago, queso Feta y queso de Cabra.
  • SyrahCheddar, Edam, queso Parmesano y Gouda.
  • ZinfandelGruyere, Gouda, Asiago, Muenster o Queso azul.
¿Cuál es el mejor vino para cada queso?
¿Cuál es el mejor vino para cada queso?. Fuente: WineFolly.com

Secreto de una buena combinación de quesos y vinos

Los taninos, la grasa, la acidez y la textura juegan un papel importante en la forma en que el queso va con tu vino favorito. El secreto de la combinación perfecta consiste en tocar esas notas armoniosas, ir un poco más allá y asegurarse de que una no supere a la otra cuando se mezclan.

Recuerda que una gran pieza de queso artesanal y una botella bien pareada de vino decente debe ser algo que, en el paladar, se convierte en algo realmente fascinante. Es una sensación de sabor, una verdadera pieza de felicidad basada en el gusto y la expresión perfecta de cómo el queso y el vino pueden producir algo realmente sorprendente, una vez que ambos se mezclan en las pupilas gustativas.

Consejos sobre maridaje de quesos y vinos

Como ya hemos mencionado, por ser un tema meramente de “gustos” nadie establece que debes seguir reglas estrictas. El acuerdo de vinos y quesos es una cuestión de preferencia personal. Por lo tanto, recuerda probar muchas combinaciones diferentes.

Hay tantos tipos de vino y queso en el mercado que la elección puede ser asombrosa. Haz que tu cata de vinos y quesos sea divertida e informal, manteniendo las cosas simples. Y lo más importante, prueba solo algunas de las sugerencias mencionadas anteriormente para que no te sienta atosigado.

El paladar de todas las personas es diferente y único, y eso es parte de lo que hace que el mundo del vino y el queso sea tan emocionante. Como tal, es importante que mantengas la mente abierta cuando combinas estos elementos.

Revisa diferentes combinaciones, sigue tus instintos, siéntete cómodo al decir que no te gusta algo cuando honestamente lo encuentras menos agradable, esta es la clave para desbloquear algunas combinaciones que funcionen perfectamente para ti, y ¿por qué no?, quizás podrías descubrir una nueva combinación perfecta que otros también la encuentren interesante.

Y por último, recuerda que deberás seguir algunas reglas básicas antes de comenzar una degustación.

Los vinos y quesos deben servirse a la temperatura adecuada para que emerja su sabor.

  • Sirve tus vinos blancos a 7.2 ° C (45 ° F) y tintos a 15.5 ° C (60 ° F).
  • Retira el queso del refrigerador de 30 a 60 minutos antes de servir.
  • Agrega un poco de buen pan, aceite de oliva, aceitunas, mermeladas y nueces, a tu plato de queso.

Conclusión

Las combinaciones de quesos y vinos tienen mucho que ver con la historia, las influencias regionales e incluso, el experimento científico; información que puede ser muy útil para ayudarnos a crear la combinación perfecta. Sin embargo, si bien el arte y la ciencia del maridaje de vinos nos ofrecen criterios interesantes, cualquier experiencia satisfactoria de maridaje de alimentos, sigue siendo la preferencia personal.


4 comentarios en “Quesos y Vinos: el Maridaje Perfecto”

  • Hay tours de quesos y vinos en Mendoza que son un deleite a los sentidos. En Buenos Aires no tuve el placer aún de vivir una experiencia a esa altura, siempre que fui a degustaciones y catas me llevé sorpresas negativas sea por el producto la organización o el personal a cargo. Para mi la combinación de vinos con quesos es uno de los mayores placeres, leo mucho en internet al respecto, busco qué probar, qué variantes hacer, para traer nuevas sensaciones

  • Siempre pense que el queso maridaba mejor con cervezas, me lleve linda sorpresa al hacer una cata de vino y queso, espectacular

  • Me encantó la propuesta, soy mas de la cerveza y por tal motivo he probado distintos quesos(entre otros alimenos) combinados con cervezas, debo decir que es extraordinaria combinacion. Pero empece con el vino hace no mucho, le estoy tomando el gustito, y poco a poco le voy tomando mas sabor, es una experiencia diferente, no las comparo, yo por mi cuenta voy a seguir con las dos. La combinación de un malvec añejo con un queso emmental o simmilar, tal como lo probé en un restaurante la semana pasada, es sublime. Las posibilidades son infinitas y eso es lo mejor de mezclar vinos con cervezas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *