El sitio de los que amamos los Quesos en Argentina

Queso y Embarazo, ¿Cuáles Puedo Comer?

Queso y Embarazo, ¿Cuáles Puedo Comer?
Que tanto te gusta este queso?
[Total: 0 Average: 0]

Una pregunta habitual de las mujeres embarazadas es respecto a si pueden comer queso durante los 9 meses de gestación, cuáles son los “permitidos” y cuáles son desaconsejados. Existen distintos puntos de vista y consideraciones, que intentaremos resumir en este artículo sobre queso y embarazo.

Durante el embarazo, el queso es una buena fuente de proteínas y calcio esencial para el desarrollo de los músculos, los huesos, el cabello y las uñas del bebé. También preserva la construcción ósea de la futura madre y la prepara para la lactancia materna.

No obstante, debido a un sistema inmune debilitado durante el embarazo, las mujeres en esta condición deben tener cuidado con la elección de su queso, por lo que deberán elegir los tipos apropiados para ella y el bebé, ya que no todos los quesos están permitidos durante estos nueve meses debido al riesgo de contaminación con la bacteria listeria y otros microbios.

Estas bacterias pueden incluso, provocar un aborto espontáneo.

Diferencia entre quesos permitidos y otros no permitidos

La diferencia de poder comer unos tipos de quesos y otros no, durante el embarazo, radica principalmente en la técnica de preparación y el nivel de temperatura a la que fue expuesta la leche: los que están elaborados con leche cruda y los que se contienen una leche sometida a la técnica de pasteurización.

Leche cruda

Esta leche la llevan los quesos elaborados con leche sin calentar a más de 40 ° C o sometidos a un tratamiento no térmico de efecto equivalente, en particular, desde el punto de vista de la reducción de la concentración de microorganismos

Leche pasteurizada

Se encuentra en los productos lácteos a partir de leche calentada a una temperatura de al menos 72 ° C durante 15 segundos. Esta técnica asegura la destrucción de la bacteria Listeria y otros microbios.

Quesos permitidos durante el embarazo

Los quesos de pasta dura cocidos prensados

A priori, todos los quesos duros se pueden consumir de forma segura durante el embarazo. Incluyendo los elaborados con leche no pasteurizada, como cocidos presionados, los que se refinan más de seis meses; ya que en este caso, no son lo suficientemente húmedos para el desarrollo de Listeria. De hecho pueden estar presente, pero la cantidad es tan pequeña que no se considera peligrosa. En esta categoría entran:

Los quesos de pasta blanda con leche pasteurizada

Esta lista es larga, por lo que es muy conveniente que todos estos tipos de queso estén elaborados con leche pasteurizada. Este es el caso de los siguientes quesos frescos.

Queso Mozzarella

Este queso italiano blando elaborado con leche de búfala contiene un alto valor nutricional entre tiamina riboflavina, biotina, vacina, y vitamina B6. También contiene grasas, lactosa, calcio y proteínas. Se puede comer de forma segura durante el embarazo, ya sea en ensalada con tomates y albahaca o en pizza derretida. Solo se debe tener la seguridad de elegir un producto lácteo pasteurizado.

Queso fresco con hierbas

Las extensiones de queso fresco, natural, ajo o con hierbas, es una rica fuente de proteína, calcio y fósforo, necesarios para la estructura ósea del bebé. También es rico en vitaminas A, D y vitaminas del grupo B. Este tipo de queso puede ser consumido sin ningún riesgo por mujeres embarazadas.

Quesos y Mujeres Embarazadas, ¿cuáles puedo comer sin problema?
Quesos y Mujeres Embarazadas, ¿cuáles puedo comer sin problema?

Queso Feta

El queso feta es otra recomendación de quesos para mujeres embarazadas. Es un queso de oveja salado que se puede comer sin ningún riesgo. Contiene 264 calorías por cada 100 gramos. También contiene grasas, proteínas, carbohidratos y vitaminas A, B, C, D, E y K. Este queso se puede aprovechar en una ensalada griega, por ejemplo, o se puede desmigar es una ensalada mixta con pepino, tomates y aceitunas.

Queso Gruyere, Emmental y Gouda

Los quesos duros como estos tres tipos, son elaborados con leche de vaca y se pueden consumir durante el embarazo sin ningún peligro. Dentro de sus nutrientes cuenta un gran valor protéico, así como el calcio, también tiene grasas, vitaminas del grupo B, A y K y no contienen carbohidratos. Su ligero sabor es una de las características que lo hace más apetecible en mujeres embarazadas.

Cheddar, Edam, Provolone, Manchego

La técnica de elaboración de estos cuatro tipos de quesos duros, y la exposición a altas temperaturas, lo hacen apropiados para consumir tranquilamente durante el periodo de embarazo. Dentro de las propiedades resalta el calcio, el fósforo, el magnesio, el potasio, el hierro, las vitaminas, vitaminas B6, B12, y vitaminas D. Ideal para el fortalecimiento inmunológico del bebé, la formación ósea y celular.

Queso de cabra (algunas variedades)

Los quesos de cabra sin corteza y hechos de leche pasteurizada se pueden comer durante el embarazo sin riesgo para el bebé. Este tipo de queso aporte un gran aporte de calcio y proteínas, también es una fuente de vitamina A, D, K. Contiene además, riboflavina, niacina, tiamina potasio, hierro y fósforo y es más bajo en calorías, grasa y colesterol. Otras variedades de queso de cabra, como los quesos blandos no pasteurizados y los quesos de corteza sin blanquear, no garantizan la buena salud del feto.

Queso duro ahumado

Los quesos ahumados son reconocibles por su aspecto amarillo o ligeramente marrón. El queso Gouda ahumado, el Cheddar y el Gruyere son algunas de las variedades de queso que se pueden comer con mayor confianza en el embarazo. Sus propiedades nutricionales son de 20% proteínas, 50% carbohidratos y 30% grasas.

Ricotta, Requeson y Mascarpone

Estos quesos italianos suaves y cremosos no representan ningún peligro durante el embarazo. Las propiedades nutricionales en 100 g de queso son: Proteínas 48%, grasas 43%, Hidratos de carbono 8%. El alto nivel de calcio de estos tres tipos de quesos se puede disfrutar mediante postres, como glaseado, en pasteles de queso, tiramisú o como ingredientes en risotto y pasta.

Quesos para evitar durante el embarazo

En esta lista nombraremos los tipos de quesos elaborados con leche cruda, que aunque en su mayoría conservan propiedades nutritivas valiosas para el desarrollo saludable del feto, no se han sometido a una temperatura capaz de matar la bacteria Listeria. Por lo que su consumo en mujeres embarazadas, está completamente contraindicado.

Quesos de leche cruda

  • Brie de Meaux
  • Beaufort
  • Camembert
  • Queso de cabra con leche cruda
  • Coulommiers
  • Emmental
  • Azul danés
  • Pont l’Eveque
Queso Brie y Embarazo, ¿es recomendable?
Queso Brie y Embarazo, ¿es recomendable?

Quesos blandos con una corteza floral

  • El Estiércol de Chavignol
  • Coulommiers

Quesos veteados o quesos azules

El consumo de quesos veteados como el Roquefort, debe evitarse siempre durante el embarazo, incluso si su preparación ha sido con técnica pasteurizada, ya que su característica condición de humedad y menos acidez, favorecen el entorno para la proliferación de la bacteria Listeria.

Otros quesos azules y veteados que entran en esta clasificación de riesgo durante el embarazo, son:

  • Azul de Auvergne
  • Fourme d’Ambert
  • Gorgonzola
  • Roquefort
  • Stilton

Queso blando no pasteurizado

Algunos quesos de leche cruda de cabra y oveja como el queso Chabichou y el queso Valençay, entre otros, representan un riesgo en el consumo durante el embarazo.

No obstante, aún la mujer embarazada puede disfrutar de quesos blandos, maduros con moho o con vetas azules, siempre que en casa los cocine bien a una temperatura no menos de 74 ° C o mayor, antes de consumir, para eliminar todos los rastros de Listeria.

Pero es importante recalcar que el queso lo deberá consumir bien caliente por todos sus extremos y no solo en la superficie o simplemente derretido, para poder consumirlo con mayor seguridad y sin ningún riesgo.

¿Cómo llega la Listeria a estos quesos?

Muchos animales pueden tener la bacteria Listeria sin estar enfermos, por lo que los agricultores no pueden estar seguros de que la tienen al momento de obtener su leche para la fabricación de quesos.

La Listeria es una bacteria muy pequeña, pero se desarrolla en una temperatura baja, por lo que mantener el queso bien refrigerado no detendrá el crecimiento de las bacterias, sino todo lo contrario.

El queso contaminado con Listeria puede parecer completamente normal y mantener su olor característico sin alteraciones, por lo que aquí tampoco hay manera de detectar si la bacteria está presente.

Esta bacteria no necesariamente afectará a todas las personas que consuman el queso que la contiene, pero se ha comprobado que es más dañina en mujeres embarazadas por tener un sistema inmunitario comprometido.

Riesgo de comer algunos quesos durante el embarazo

Las mujeres embarazadas corren un mayor riesgo, en comparación con la población general, de contraer una enfermedad transmitida por los alimentos.

El consumo de cualquier alimento o tipo de queso durante el embarazo, conlleva a tres riesgos de infección: toxoplasmosis, salmonella y Listeria monocytogenes. Todas estas enfermedades pueden ser determinantes para el feto, incluso si la madre es inmune a las bacterias.

Para no correr este riesgo, la mujer embarazada debe prestar atención a los quesos que llevara a casa. Incluso, si está consciente que no los debe comer, pero que seguirán siendo una tentación al estar disponible en su refrigerador.

Para evitar una complicación de contraer Listeria en el embarazo por consumir algunos quesos, hay que fijarse bien en los signos que pueden ser muy discretos: fiebre moderada, signos de gripe, y a veces síntomas gastrointestinales.

Generalmente estos síntomas aparecen varias semanas después de haber contraído la infección, y aunque ya hemos comentado que es una enfermedad no arriesgada para la madre, hacemos énfasis en que para el feto puede ser devastadora.

Complicaciones

La listeriosis provocada por algunos tipos de quesos de leche cruda, en realidad puede causar un aborto espontáneo en el primer trimestre de la gestación. También puede causar un nacimiento prematuro en un embarazo avanzado, lo que conlleva el riesgo de prematuridad e incluso la muerte, si el bebé nace temprano.

El bebé también puede ser infectado por la bacteria, lo que lo puede llevar a desarrollar:

  • Parálisis
  • Convulsiones
  • Ceguera
  • Trastornos del desarrollo
  • Trastornos cerebrales
  • Problemas cardíacos
  • Enfermedades renales
  • Infecciones en la sangre
  • Infección cerebral como la meningitis

Comí un queso no recomendado: ¿qué debo hacer?

La actitud que se debe adoptar depende de la existencia o no de síntomas.

La mujer embarazada que ha consumido un queso elaborado con leche cruda, debe estar atenta a algunos signos que pueden aparecer en aproximadamente dos meses, como fiebre o dolor de cabeza.

En caso de fiebre aislada o asociada con dolores de cabeza, durante este período, se requiere la consulta del médico a quién se deberá mencionar el nombre del queso que se ha consumido.

El ginecólogo-obstetra o médico de cabecera solicitará hacer un análisis de sangre para detectar o descartar la presencia de la bacteria Listeria. Como tratamiento es importante saber que existen antibióticos para evitar el riesgo de contaminación del feto.

También te puede interesar

Conclusión sobre el riesgo de algunos quesos en el embarazo

Si bien es cierto que los quesos para mujeres embarazadas, en su mayoría proporcionan una gran cantidad de nutrientes para el sano desarrollo del bebé y la salud de la madre, durante esta etapa, también es importante tomar en cuenta los graves riesgos que aquí hemos mencionado, a los que se expone la madre, pero más aún el bebé, al consumir un tipo de queso que pueda desarrollar principalmente, la bacteria Listeria.

Por lo tanto, seguridad del bebé durante el embarazo debe estar por encima de cualquier antojo o deseo de comer algunos tipos de queso.


4 comentarios en “Queso y Embarazo, ¿Cuáles Puedo Comer?”

  • Mi médico me prohibió todos los queso en mi embarazo, incluyendo quesos crema, estoy pasandola mal estos meses sin poder comerlos, hasta tuve antojos qu eno pude cumplir. En embarazos anteriores no me habían prohibido todos los quesos, no se si han cambiado las recomendaciones médicas o si mi nuevo médico es mucho más cuidadoso

  • Nada es general, o casi nada, si se puede o no se puede comer queso durante los meses de embarazo es algo que tiene que determinar el médico de cada una de ustedes, hay recomendaciones generales, pero su cuerpo es propio y puede que una regla general no aplique en uds

  • Segun mi medico los quesos duros de leche de vaca no presentan problemas para embarazadas, mientras que algunos quesos blandos si pueden serlo. De todos modos, durante mis dos embarazos (estoy cursando el segundo) tuve un enorme rechazo a comer queso, y en general soy fanatica de los mismos, pero nose que hormona se me habrá cruzad que durante los 9 meses no puedo siquiera oler un queso que ya me dan nauseas

  • gracias por la información, importante no comer quesos que no estén elaborados con Leche pasteurizada por el riesgo que conlleva por la bacteria de la listeriosis. gracias por difundir, ya que no es algo tan conocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *